Written by: 
Halszka Glowacka
Translated by: 
Alejandra Ortiz
Illustrated by: 
Selina Martinez

Mostrar/Ocultar palabras que debes conocer

Bipedestación: la capacidad de moverse sobre dos piernas (como ocurre en los humanos) en lugar de cuatro patas (como los perros o chimpancés) más
Carnicería: el proceso de quitar la carne de un animal o cortarla en trozos más pequeños
Carroñero: animal que busca y consume carne de cadáveres de animales y material vegetal que han sido desechados por otros
Hominino: humanos modernos y todos sus parientes extintos. Algunos de los géneros de homininos más conocidos incluyen Australopithecus, Paranthropus, y nuestro género, Homo más
Red social: un grupo de personas interconectadas que interactúan socialmente y tienen relaciones personale
Variabilidad: la calidad de estar sujeto a cambios

Un bebé humano aprende a caminar. Imagen de Nile60.

Al nacer nuestra cabeza es grande y tenemos muy poco vello corporal. A medida que crecemos, nuestros cerebros se hacen incluso mucho más grandes, y aprendemos a hablar y a caminar sobre dos pies. Pero aparte de estas características, no hay mucho que diferencie a los bebés humanos de los bebés chimpancés. Al estudiar a los humanos, las características que nos distinguen de otras especies pueden ser muy importantes.

Los científicos buscan en los fósiles estas características distintivas que tienen los humanos para poder identificar a nuestros antepasados. Cerebros grandes, herramientas complejas y bipedestación son algunas de estas características. Los estudiosos de la evolución humana solían pensar que todas estas características aparecieron al mismo tiempo. Pero al encontrar más y más fósiles se dieron cuenta de algo muy importante sobre nuestra evolución: que los cerebros grandes, la capacidad de hacer herramientas de piedra y la capacidad de caminar sobre dos pies evolucionaron por separado.

Antes de que nuestros cerebros se hicieran grandes

El último ancestro común de los humanos y chimpancés vivió entre hace unos seis a ocho millones de años. Los miembros de cualquier especie que evolucionó después de este último ancestro común, pero que están más relacionados con los humanos que con los chimpancés, se conoce como homininos.

Cuando los homininos se separan de los otros simios, todos comparten un ancestro común. Haz clic aquí para más detalles.Los cuerpos de los homininos son diferentes del de los chimpancés porque los homininos caminaron erguidos sobre dos pies. Por otro lado, el tamaño del cerebro no cambió mucho durante los primeros millones de años de evolución humana. De hecho, uno de los primeros homininos, Ardipithecus ramidus, tenía un cerebro que era incluso más pequeño que el cerebro de los chimpancés. Estos primeros homininos se parecían a los humanos sólo por el hecho de ser bípedos. A pesar de sus pequeños cerebros, algunos de ellos podrían haber sido una suerte de carroñeros, aunque beneficiándose de herramientas de piedra simples para romper y procesar las partes de los cadáveres de animales que encontraban en el camino.

Días tempestuosos y cerebros más grandes

El tamaño del cerebro comienza a aumentar sustancialmente en los miembros de nuestro propio género: Homo. Los científicos creen que existe un vínculo entre el tamaño del cerebro y que tan variable es el clima. La lógica es que vivir en un clima inestable hace que la vida sea impredecible. Cuando el clima es impredecible, la comida y el agua son más difíciles de encontrar. Puede llevar más tiempo y esfuerzo encontrarlos. Tener un cerebro grande les permite a los animales pensar en cómo abrirse exitosamente camino en la vida bajo condiciones impredecibles.

Hace unos dos millones de años, el clima comenzó a ser más variable de lo que había sido antes. Esta inestabilidad climática coincidió con el aumento del tamaño del cerebro en los primeros Homo. El tener cerebros más grandes permitió que las primeras especies de Homo sobrevivieran en entornos variables. Por ejemplo, cerebros más grandes pueden haber permitido que Homo haya sido un cazador o carroñero más estratégico.

El cuerpo de los primeros Homo también era más “humano” que el de los primeros homininos, permitiéndoles viajar y correr por largas distancias, tal vez logrando incluso vencer a sus presas por agotamiento. Los Homo tempranos tenían también herramientas de piedra más complejas que facilitaron la caza y procesamiento de animales.

Variación de la temperatura durante los últimos 800,000 años. Imagen de la NASA

La tendencia a la inestabilidad climática continuó desde 800,000 hasta 200,000 años atrás. La mayor variación climática de toda la historia humana ocurrió durante este tiempo, lo cual también coincidió con mayores incrementos en el tamaño del cerebro. Es durante este periodo que los cerebros alcanzan finalmente el tamaño que vemos en los humanos modernos. Una especie más tardía de Homo, el Neandertal, desarrolló cerebros que incluso excedían en tamaño al de los humanos modernos. Los neandertales están asociados con complejas herramientas de piedra, y fueron excelentes cazadores.

¿Cómo nuestros cerebros se hicieron grandes?

El crecimiento y mantenimiento del cerebro es costoso pues requiere de grandes cantidades de alimentos con alto contenido de energía. Para que nuestros antepasados desarrollaran cerebros más grandes fue necesario entonces el mayor consumo de alimentos con alto contenido de energía. Los científicos creen que la carne jugó un papel importante en la evolución de nuestro tamaño cerebral. La carne es rica en calorías y proteínas, convirtiéndola así en un alimento perfecto para “alimentar” nuestros cerebros. ¿Qué comida crees que contiene más proteínas y calorías: zanahorias crudas y apio o un filete de res con papas al horno?

El cocinar los alimentos podría haber sido otro factor importante en el aumento del tamaño del cerebro. Cocinar aumenta la cantidad de energía que se puede extraer de los alimentos. Los científicos creen que es cuando comenzamos a cocinar los alimentos que nuestros cerebros se hicieron más grandes y nuestros intestinos más pequeños. Cocinar los alimentos hace que el proceso de digestión sea más fácil para el cuerpo. Al necesitar menos tiempo para la digestión, nuestros intestinos se hicieron más pequeños. La energía que alguna vez se usó para el crecimiento y mantenimiento de los intestinos pasó a ser canalizada por el cerebro.

Tener amigos fortalece el cerebro

Si usas las redes sociales, puedes tener cientos de amigos en Facebook o seguidores en Twitter. Las redes sociales existen desde mucho antes que el internet. Una red social es un grupo de personas que interactúa. Puede consistir en amigos, familiares y otros miembros de la sociedad.Si dibujas una red con todas las personas con las que interactúas, la red podría parecerse a esta imagen. Imagen de freeimages.com.

Los humanos somos animales muy sociales. Tener grandes redes sociales promueve la cooperación entre nosotros. La cooperación es parte de lo que nos hace humanos y nos permite vivir en grupos. Piensa en la cantidad de personas con las que interactúas a diario. Algunos días, probablemente perderás la cuenta de todas las personas con las que hablas.

Vivimos en grupos grandes e interactuamos con muchas personas, ya sean nuestros amigos o familiares. ¿Cómo hacemos un seguimiento de todas estas interacciones? Algunos científicos creen que un cerebro grande nos permite mantener esta red social tan grande. Si nos basamos en el tamaño de nuestro cerebro, nuestra red social principal debería constar de unas 150 personas. Más allá de este tamaño es difícil hacer el seguimiento de tantas interacciones. Diferentes estudios han confirmado que las personas generalmente tienen redes sociales de alrededor de 150 personas.

Los monos y simios interactúan con sólo de 10 a 20 individuos por día por lo que sus redes sociales son mucho más pequeñas. Un aumento en el tamaño del cerebro durante el proceso de evolución humana habría resultado en un aumento de las redes sociales de los homininos.

View Citation

You may need to edit author's name to meet the style formats, which are in most cases "Last name, First name."

Bibliographic Details

  • Article: ¿Cuándo nuestros cerebros se hicieron grandes?
  • Author(s):
  • Publisher: Arizona State University Institute of Human Origins Ask An Anthropologist
  • Site name: ASU - Ask An Anthropologist
  • Date published: August 15, 2018
  • Date modified: May 6, 2019
  • Date accessed:
  • Link: https://askananthropologist.asu.edu/%C2%BFcu%C3%A1ndo-nuestros-cerebros-se-hicieron-grandes

APA Style

. (2018, Aug 15). ¿Cuándo nuestros cerebros se hicieron grandes?. Retrieved , from https://askananthropologist.asu.edu/%C2%BFcu%C3%A1ndo-nuestros-cerebros-se-hicieron-grandes

American Psychological Association, 6th ed., 2nd printing, 2009.
For more info, see the APA citation guide.

Chicago Manual of Style

. "¿Cuándo nuestros cerebros se hicieron grandes?." ASU - Ask An Anthropologist. Published August 15, 2018. Last modified May 6, 2019. https://askananthropologist.asu.edu/%C2%BFcu%C3%A1ndo-nuestros-cerebros-se-hicieron-grandes.

Chicago Manual of Style, 17th ed., 2017.
For more info, see the Chicago Manual citation guide.

MLA Style

. ¿Cuándo nuestros cerebros se hicieron grandes?. ASU - Ask An Anthropologist. August 15, 2018, askananthropologist.asu.edu/%C2%BFcu%C3%A1ndo-nuestros-cerebros-se-hicieron-grandes. Accessed .

Modern Language Association, 8th ed., 2016.
For more info, see the MLA citation guide.

What is it like to be an anthropologist in the field?
Answer »

Be part of Ask An Anthropologist

By volunteering, or simply sending us feedback on the site. Scientists, teachers, writers, illustrators, and translators are all important to the program. If you are interested in helping with the website we have a volunteers page to get the process started.

Donate icon  Contribute