Translator Name: 
Alejandra Ortiz

Mostrar/Ocultar palabras que debes conocer

Cavidad craneal: el espacio donde se asienta el cerebro; Está encerrado por los huesos del cráneo. 
Endocast: un molde de la parte interna del cráneo donde se encuentra el cerebro
Médula ósea: tejido graso blando que llena algunas cavidades óseas; Incluye venas, arterias y nervios.
Órgano de almacenamiento subterráneo: una parte de una planta que crece bajo tierra y se puede comer.
Sudáfrica: un país que se encuentra en la parte sur de África.

El Australopithecus hembra salta a un nuevo árbol y el olor se vuelve más fuerte. Allí, en el suelo, está el cadáver de un animal recién muerto. Se acerca y busca al depredador que lo mató. No hay nadie a la vista, por lo que se acerca lentamente al cuerpo sin vida del animal y comienza a comer. Con tantas calorías juntas en un solo lugar, no puede dejar pasar la importante oportunidad de explotar al máximo la carroña encontrada.

Escenas como esta probablemente comunes para los miembros del género Australopithecus, un grupo de homininos que vivió en el sur y este de África desde hace 4.2 a 2.0 millones de años. Estos homininos eran bípedos. Tenían además mandíbulas y dientes grandes que usaban para comer una gran variedad de alimentos, incluyendo frutas, semillas, hojas y órganos de reserva subterráneos (por ejemplo, tubérculos). Es probable que sus dietas incluyeran un poco de carne, aunque la carne posiblemente era de carroña y no de animales cazados directamente. Ya que se sugiere que el desarrollo de cerebros más grandes estuvo relacionado con el mayor consumo de carne, esperaríamos que los cerebros de estos homininos fueron más grandes que los de Ardipithecus, pero más pequeños que los de los humanos. En efecto, es eso lo que encontramos.

Los cerebros de Australopithecus tenían alrededor de 450 centímetros cúbicos (cc) de tamaño, equivaliendo en tamaño a aproximadamente tres y medio pelotas de tenis. Así, los cerebros de Australopithecus fueron ligeramente más grandes que los cerebros de Ardipithecus y chimpancés. A pesar de este ligero incremento, fueron considerablemente más pequeños que los cerebros humanos que tienen un tamaño promedio de 1,300 cc; es decir, del tamaño de diez pelotas de tenis.

Cráneo del niño de Taung. El endocráneo se puede ver detrás de la cara superior. Imagen de Didier Descouens.

El primer fósil de Australopithecus fue descubierto en 1924 en Sudáfrica y se lo conoce como el niño de Taung. Este fósil conserva la mayor parte del cráneo de un infante. Sorprendentemente, el fósil también incluye un molde de la estructura interna de la caja craneal, conocida como endocráneo. Los endocráneos son raros en el registro fósil, pero pueden decirnos mucho sobre la estructura del cerebro. El endocráneo del niño de Taung muestra que la organización del cerebro de Australopithecus y la de nuestros cerebros compartían algunas similitudes.

El Australopithecus tenía cerebros ligeramente más grandes y una forma cerebral más moderna que las de los chimpancés. Existe además evidencia fósil de que este hominino temprano usó herramientas simples de piedra. Estas herramientas de piedra probablemente se usaron para extraer la carne y médula ósea de la carroña de los animales.

How did changes in the Earth’s climate affect our human ancestors?
Answer »

Be part of Ask An Anthropologist

By volunteering, or simply sending us feedback on the site. Scientists, teachers, writers, illustrators, and translators are all important to the program. If you are interested in helping with the website we have a volunteers page to get the process started.

Donate icon  Contribute